imc pr.indymedia.org Castellano | English Centro de Medios Independientes de Puerto Rico
Quiénes somos Contacto Boletín Calendario Publicar
white themeblack themered themetheme help

Categorías

Temáticas
Comunidades
Ecología
Política
Guerra
Educación
Economía
Medios
Culturas
Diáspora
Vieques
Caribe

Zonas
Puerto Rico
Internacional

Cobertura Especial
Venezuela Bolivariana

Coopera





Red CMI:

sitio global
www.indymedia.org

proyectos
biotech
impresos
oceanía
radio
radio en vivo
tv satelital
video

áfrica
ambazonia
canarias
estrecho / madiaq
kenya
sudáfrica

américa latina
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
chile sur
valparaiso
santiago
colombia
ecuador
méxico
perú
puerto rico
qollasuyu
rosario
sonora
tijuana
uruguay
venezuela

asia
india
jakarta
japón
manila
qc

canadá
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancuver
victoria
windsor
winnipeg

estados unidos
arizona
arkansas
atlanta
austin
baltimore
boston
bufalo
carolina del norte
charlottesville
chicago
cleveland
colorado
danbury, ct
filadelfia
hawaii
houston
idaho
ithaca
kansas
los ángeles
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
nueva jersey
nuevo hampshire
nuevo méxico
nueva orleans
north texas
ny capital
nyc
oklahoma
pittsburgh
portland
richmond
rochester
rocky mountain
rogue valley
san diego
san francisco
san francisco bay area
santa barbara
santa cruz
seattle
springfield
st louis
tallahassee-red hills
tennessee
urbana-champaign
utah
vermont
washington dc
western mass

europa
alacant
alemania
andorra
anveres
atenas
austria
barcelona
bielorrusia
bélgica
belgrado
bristol
bulgaria
croacia
chipre
escocia
estanbul
estrecho
euskal herria
galicia
grenoble
holanda
hungría
inglaterra
irlanda
italia
la plana
liege
lille
madrid
malta
marseille
napoli
nantes
niza
noruega
oost-vlaanderen
paris
polonia
portugal
praga
reino unido
rumania
rusia
st. peterbsburgo
suecia
suiza
tesalónica
torun
ucrania
west vlaanderen

medio oriente
beirut
israel
palestina

oceanía
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
manila
melbourne
perth
quezon city
sydney

proceso
discusiones
fbi/legal al día
faq
listas de correo
documentación
técnico
voluntarios

Versión imprimible - Enviar por correo-e este artículo

Las farmacéuticas juegan con tu salud
by Carmelo Ruiz Thursday February 05, 2004 at 09:30 AM
carmelo_ruiz@yahoo.com PUERTO RICO

¿Por qué se han hecho tan caras las medicinas últimamente? ¿Están justificados sus altos precios?

Las farmacéuticas: jugando con la salud

Carmelo Ruiz Marrero
CLARIDAD, 5 de febrero 2004

¿Por qué se han hecho tan caras las medicinas últimamente? ¿Están justificados sus altos precios? La industria farmacéutica y sus publicistas dicen que lamentablemente los altos precios son necesarios e inevitables y aseguran que tienen un sólido compromiso con la salud pública y con el bien de la sociedad. Veamos cuál es la realidad de las transnacionales farmacéuticas.

Costo público, ganancia privada

La industria dice que le cuesta como promedio $802 millones desarrollar cada medicamento nuevo, mientras que hace una década atrás decía que le costaba $231 millones. Estas cifras vienen del Tufts Center for the Study of Drug Development, institución que recibe dinero de las farmacéuticas.

Pero la reportera investigativa Katharine Greider dice en su libro The Big Fix: How the Pharmaceutical Industry Rips Off American Consumers (Public Affairs Books, 2003) que no pudo verificar la validez de los datos usados por Tufts, los cuales se fundamentan en información confidencial de diez farmacéuticas. Al tiempo de publicación del libro, el estudio hecho en 2001 que justificaba la cifra de $802 millones aún no era público.

Otras organizaciones han llegado a sumas muy distintas. La Global Alliance for TB Drug Development estima que el costo real de desarrollar medicamentos es de no menos de $40 millones y no más de $120 millones. Public Citizen, grupo de defensa del consumidor, estimó en 2001 que el costo promedio es de $110 millones.

Las farmacéuticas tienden a subestimar la aportación que hace el gobierno federal- con dinero público de los contribuyentes- a la investigación y desarrollo de medicinas, como veremos a continuación.

* El Consumer Project on Technology (CPT) hizo un estudio de las 30 drogas más importantes e innovadoras introducidas al mercado entre 1987 y 1991, y encontró que la mitad habían sido desarrolladas con ayuda del gobierno federal. En once de éstas el gobierno estuvo involucrado en cada etapa de su desarrollo.

* Según Public Citizen, el gobierno federal financió por lo menos 55% de las investigaciones publicadas que llevaron al descubrimiento y desarrollo de los cinco fármacos más vendidos en 1995.

* Un tratamiento de la droga anticáncer tamoxifen (nombre de marca Nolvadex) cuesta $240 a pesar de que es producto de pruebas clínicas hechas por el gobierno federal.

* Burroughs Wellcome cobra $10 mil por un tratamiento de la droga anti-sida AZT, desarrollada casi completamente con fondos públicos.

* El medicamento anticáncer Taxol (nombre genérico paclitaxel) fue desarrollado por el Instituto Nacional del Cáncer, una institución pública, tras 15 años de trabajo y un gasto de $32 millones. En 1991 el gobierno federal le dio a Bristol-Myers Squibb (BMS) el derecho exclusivo de mercadear esta medicina por cinco años. Según el CPT, el costo de darle Taxol a un paciente por 18 meses es de $500. Pero BMS cobra más de $10 mil, y se gana así de $4 a $5 millones diariamente vendiendo Taxol. En 1999 la compañía se hizo de $1,700 millones con sus ventas de ese medicamento.

Ciencia corrompida

¿Y qué hay de la confiabilidad de los estudios científicos patrocinados por la industria? Las farmacéuticas a menudo hacen convenios con universidades para conjuntamente realizar estudios. A menudo las compañías insisten en diseñar tales estudios y controlar los datos crudos, y a algunos investigadores ni se les deja ver todas las cifras.

Algunos de estos convenios le dan a la compañía el derecho a editar los estudios antes de ser publicados en la literatura científica, y a omitir de éstos cualquier dato inconveniente. Las empresas pueden también demorar la publicación y hasta impedirla si así lo desean.

Esto contradice el espíritu académico, el cual se fundamenta en el debate abierto y el libre flujo de información. Pero algunos académicos no se sienten oprimidos porque tienen intereses económicos en las investigaciones que realizan. En 2000 el New England Journal of Medicine publicó un artículo titulado “Is academic medicine for sale?”, en el que se informa que la Universidad de Harvard permite que sus investigadores y catedráticos posean hasta $20 mil en acciones en compañías farmacéuticas cuyos medicamentos ellos mismos están examinando.

Tales conflictos de interés pueden tener consecuencias fatales. En 1999 un adolescente saludable murió como consecuencia de una terapia genética experimental. El científico de la Universidad de Pennsylvania que condujo el experimento era accionista de la compañía de biotecnología que había inventado la terapia, informa Greider en The Big Fix, y alegadamente se hizo de millones de dólares cuando la empresa fue vendida.

En otro caso, reportado por el Seattle Times en 2001, varios pacientes murieron sin necesidad mientras recibían un tratamiento experimental en el prestigioso Centro Fred Hutchinson. Los pacientes nunca fueron informados que los doctores-científicos eran accionistas en la compañía que había desarrollado el medicamento.

Las farmacéuticas también suelen llevar a cabo estudios conocidos como seeding trials en los que reclutan doctores para que usen sus propios pacientes como conejillos de indias. El entonces jefe de la agencia fiscalizadora FDA, Dr. David Kessler, contó en un artículo que publicó en el New England Journal of Medicine en 1994 que una compañía pagó sobre $1,000 a 2,500 doctores de oficina para reclutar pacientes para un supuesto estudio de una nueva droga para la alta presión. El llamado experimento no tenía grupo de control. Según Kessler, estos “estudios” no sirven ningún fin científico bona fide y parecen más bien estrategias de mercadeo.

Podridos de chavos

Los portavoces de las farmacéuticas se quejan de que su negocio es costoso y oneroso pero su industria es la más lucrativa del mundo. Según un análisis de datos del índice Fortune 500 que realizó Public Citizen, las ganancias de las farmacéuticas subieron 33% en 2001. Eso equivale a un margen de ganancia de 18.5%, ocho veces la cifra media de corporaciones de otros sectores en la lista Fortune 500.

En 2000 los ejecutivos de las corporaciones farmacéuticas ganaron un promedio de $9 millones. De los 25 mejor pagados ejecutivos de esta industria, ninguno gana menos de $5.9 millones anuales, según Greider. Y eso es sin calcular las acciones que poseen. El jefe de Bristol-Myers Squibb tiene acciones en la compañía valoradas en $227.9 millones.



add your comments


LATEST COMMENTS ABOUT THIS ARTICLE
Listed below are the 10 latest comments of 2 posted about this article.
These comments are anonymously submitted by the website visitors.
TITLE AUTHOR DATE
Las farmacéuticas son también un "welfare case" Pedrobohio Thursday February 19, 2004 at 08:45 AM
las farmaceuticas ademas de mentir matan carlos Friday February 06, 2004 at 04:22 PM
© 2003-2010 Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. CopyLeft: Todo el contenido aquí publicado es de libre impresión y redistribución a través de internet o por otros medios y foros, siempre que no se haga un uso comercial y que el autor/a no especifique lo contrario. Favor de citar la fuente. Las opiniones vertidas por los visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar los principios de unidad del Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. Usamos software libre sf-active v0.9.2 Descargo | Política de privacidad